Hermosos versículos para orar

Génesis 29:35

Todavía concibió otra vez, y dio a luz un hijo. Entonces dijo: «Esta vez alabaré al Señor.» Por eso le puso por nombre Judá. Y dejó de dar a luz (Ge 29:35).

Éxodo 15:2

El Señor es mi fortaleza y mi cántico; ¡el Señor es mi salvación! Él es mi Dios, y lo alabaré; es el Dios de mi padre, y lo enalteceré (Ex 15:2).

Éxodo 15:11

¿Quién como tú, Señor, entre los dioses? ¿Quién como tú, santo y magnífico, que realizas maravillosas hazañas y llevas a cabo sorprendentes prodigios? (Ex 15:11).

Deuteronomio 3:24

Tú, Señor y Dios, has comenzado a mostrar tu grandeza y tu mano poderosa a este siervo tuyo. Ciertamente, no hay dios en el cielo ni en la tierra que haga las grandes proezas que tú haces (Dt 3:24).

Deuteronomio 6:5

Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas (Dt 6:5).

1 Samuel 2:2

Nadie es santo como tú, Señor. Fuera de ti, no hay nadie más. No hay mejor refugio que tú, Dios nuestro (1 Sa 2:2).

2 Samuel 7:22

¡Cuán grande eres, Señor y Dios! ¡No hay nadie como tú! Tal y como lo hemos sabido, ¡no hay más Dios que tú! (2 Sa 7:22).

1 Crónicas 16:34

¡Aclamen al Señor, porque él es bueno; porque su misericordia es eterna (1 Cro 16:34).

1 Crónicas 29:11

Tuya es, Señor, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; pues tuyas son todas las cosas que están en los cielos y en la tierra. Tuyo es, Señor, el reino. ¡Tú eres excelso sobre todas las cosas! (1 Cro 29:11).

Salmos 9:11

¡Canten al Señor, que vive en Sión! ¡Proclamen entre los pueblos sus acciones! (Sal 9:11).

Salmos 33:2

¡Aclamen al Señor con arpas! ¡Alábenlo al son del salterio y del decacordio! (Sal 33:2).

Salmos 35:28

Mi lengua hablará de tu justicia y de tu alabanza todo el día (Sal 35:28).

Salmos 40:3

Puso en mis labios un nuevo canto, un canto de alabanza a nuestro Dios. Muchos vieron esto y temieron, y pusieron su esperanza en el Señor (Sal 40:3).

Salmos 47:7

Porque Dios es el Rey de toda la tierra, canten con entendimiento (Sal 47:7).

Salmos 51:15

Abre, Señor, mis labios, y mi boca proclamará tu alabanza (Sal 51:15).

Salmos 67:3

¡Que te alaben los pueblos, Dios mío! ¡Que todos los pueblos te alaben! (Sal 67:3).

Salmos 69:34

¡Que lo alaben los cielos y la tierra, los mares y todo lo que hay en ellos! (Sal 69:34).

Salmos 113:1

Ustedes, siervos del Señor, ¡alábenlo! ¡Alaben el nombre del Señor! (Sal 113:11).

Salmos 117:1

Ustedes, naciones todas, ¡alaben al Señor! Y ustedes, pueblos todos, ¡alaben al Señor! (Sal 117:1).

Salmos 148:2

¡Que alaben al Señor todos sus ángeles! ¡Que alaben al Señor todos sus ejércitos! (Sal 148:2).

Salmos 150:6

¡Que todo lo que respira alabe al Señor! ¡Aleluya! (Sal 150:6).

Isaías 12:5

¡Canten salmos al Señor, porque sus obras son magníficas! ¡Que toda la tierra lo sepa! (Is 12:5).

Isaías 25:1

Tú, Señor, eres mi Dios; yo te exaltaré y alabaré tu nombre porque has hecho maravillas; tus consejos siempre han sido verdaderos y firmes (Is 25:1).

Isaías 42:8

Yo soy el Señor. Éste es mi nombre, y no daré a otro mi gloria, ni mi alabanza a esculturas (Is 42:8).

Isaías 42:12

Den gloria al Señor; proclamen en las costas su alabanza (Is 42:12).

Isaías 43:21

A este pueblo lo he creado para mí, y este pueblo proclamará mis alabanzas (Is 43:21).

Jeremías 20:13

¡Canten salmos al Señor! ¡Cántenle alabanzas! ¡El Señor es quien libra al pobre de morir a manos de los malignos! (Jr 20:13).

Daniel 2:23

A ti, Dios de mis padres, te doy gracias y te alabo, porque me has dado fuerza y sabiduría, y ahora me has revelado lo que te pedimos: ¡nos has dado a conocer el asunto del rey! (Da 2:23).

Daniel 4:37

Por eso yo, Nabucodonosor, alabo y engrandezco y glorifico al Rey del cielo, porque todas sus obras son verdaderas, y sus caminos justos, y él puede humillar a los que se muestran soberbios (Da 4:37).

Habacuc 3:17-18

Aunque todavía no florece la higuera, ni hay uvas en los viñedos, ni hay tampoco aceitunas en los olivos, ni los campos han rendido sus cosechas; aunque no hay ovejas en los rediles ni vacas en los corrales, yo me alegro por ti, Señor; ¡me regocijo en ti, Dios de mi salvación! (Hab3:17-18).

Mateo 21:9

Tanto los que iban delante como los que iban detrás lo aclamaban y decían: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas! (Mt 21:9).

 

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments