Hagamos a Dios el centro de nuestra vida

Mateo 6:24

Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.”

A veces, podemos dividirnos en nuestra adoración a Dios. La Biblia afirma que sólo hay un Dios (Deut. 6.4), y que este Señor no reparte su gloria con nadie (Isa. 42.8). Por eso los cristianos no tenemos imágenes en nuestras casas y no veneramos a otro que no sea el Señor, incluso entre los apóstoles y los héroes y heroínas de la fe.

Jesús enseñó que no podemos servir a dos amos. ¿Quién puede ser el maestro en nuestra vida? En el contexto inmediato del verso, el dinero se considera el otro amo.

Pero en la vida práctica, muchas cosas pueden querer ocupar nuestro corazón: nuestros sueños personales, nuestra vanidad, las cosas del mundo, una persona a la que le debemos respeto, y muchos otros señores que buscan robar nuestra visión espiritual.

Queridos, tengamos nuestros corazones consagrados sólo a Dios. Confiemos únicamente en la gracia de Cristo Jesús. Dependamos únicamente de la unción del Espíritu Santo. Hagamos de Dios el centro de nuestra vida, y nunca estaremos desolados. ¡Ya está bien de tener varios Señores! ¡Basta de la bendición del Señor en tu vida!

 

 

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments