Confiando en los planes de Dios

Génesis 22:1-2

“Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.”

Es poco probable que Dios nos hable con la voz clara y audible que oyó Abraham, pero los planes y propósitos de Dios para todos sus hijos siguen siendo los mismos: que confiemos en Él en todas las cosas y no permitamos que los problemas, el dolor y la persecución nos hagan vacilar en nuestra decisión de creer en la Palabra de Dios, incluso cuando dice cosas que no queremos oír.

Abraham creyó en Dios cuando salió de la ciudad pagana de Ur, pero su fe fue probada y profundizada cuando Dios le ordenó partir hacia el monte Moriah para ofrecer a su único y amado hijo de la promesa, como ofrenda de amor al Señor. Abraham creyó a Dios y fue justificado al comienzo de su viaje, Abraham continuó creyendo a Dios, a lo largo de las diversas pruebas que atraves,  y Abraham creció en la gracia y en el conocimiento del Dios en el que confiaba.

A través de todo ello, Abraham descubrió que Dios era fiel a su Palabra, y no es menos fiel para cumplir las promesas que nos ha hecho a ti y a mí.

 

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments