Alcanzando madurez espiritual

Génesis 20:1

“De allí partió Abraham a la tierra del Neguev, y acampó entre Cades y Shur, y habitó como forastero en Gerar.” 

Los hombres y mujeres de Dios pueden, por un descuido, repetir los errores cometidos en el pasado. La nueva vida que recibimos de Cristo no excluye la vieja forma de vivir, todavía gobernada por el pecado. En este conflicto entre lo nuevo y lo viejo, podemos llegar a fracasar e incurrir en pecados que ya deberíamos haber abandonado. El capítulo 20 del Génesis nos muestra al viejo Abraham repitiendo uno de los deslices que cometió al principio de su viaje, ocultando en un viaje que era la esposa de Sara. Una vez más, su familia se vio en peligro y, por otra vez, el Señor actuó en su favor para evitar lo peor.

La madurez cristiana es un proceso que dura toda la vida. Ningún cristiano está preparado, inmune al pecado y plenamente consagrado a Cristo. Este crecimiento espiritual es gradual y tiene una duración diferente según la persona. Algunos pecados se abandonan rápidamente, mientras que otros permanecen con nosotros durante muchos años hasta que se superan. Sin embargo, a lo largo del proceso, tenemos el amor de Dios que nos sostiene y el Espíritu Santo que nos llama a la santificación y a la plena consagración por la causa de Cristo. Por gracia, aún no soy perfecto, pero ya no soy como antes.

Génesis 20 me desafía a tener la humildad de aprender de mis errores y esforzarme por no cometerlos más.

 

 

 

 

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments