Dios nos usa como instrumentos de bendición

Hechos 9:15

“El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es este, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel.”

Antes de su conversión, Saulo era un líder fariseo y posiblemente incluso un miembro del Sanedrín judío. Presidió la muerte del primer mártir de la iglesia cristiana, Esteban.

Su encuentro con Jesús en el camino a Damasco resultó en su conversión y los cristianos de la época de Saulo sospecharon inicialmente de su conversión, lo cual es comprensible.

Así que cuando Dios envió a un creyente llamado Ananías a Damasco para buscar a Saulo y orar por él, Ananías se mostró reacio, por supuesto. Pero Ananías hizo lo que Dios le dijo que hiciera.

Se encontró con Saúl en el lugar donde Dios dijo que estaría. Oró para que el Señor le devolviera la vista a Saulo (había quedado ciego por una luz mientras Jesús le hablaba en el camino de Damasco), y el Señor lo sanó.

Es interesante notar que cuando Dios quiso usar a alguien para guiar a Saulo, no llamó a un apóstol como Pedro o Juan. Llamó a un hombre ordinario. Ananías no escribió ningún libro del Nuevo Testamento, ni resucitó a ninguna persona, ni pronunció ningún sermón notable que conozcamos.

Pero él, por fe, mostró cosas importantes a un hombre que haría todo eso, y más. Ananías fue el instrumento de conversión de Saulo, que con el tiempo se convirtió en el notable apóstol Pablo, probablemente el mayor predicador de la historia de la iglesia.

Gracias a Dios por los Ananías del reino, aquellos que trabajan fielmente entre bastidores para marcar la diferencia en nuestras vidas. Pueden ser desconocidos para los hombres, pero son amados por Dios.

 

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments