El reino de Dios en la tierra

Apocalipsis 21:1-4

“Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron”

La visualización de nuestros objetivos es una actitud que nos prepara para encarar de la manera más correcta posible los retos de nuestra vida. Si por ejemplo, no podemos visualizarnos como trabajadores efectivos, esposos comprensivos, líderes rectos, no tendremos la confianza para desempañar con éxito ninguna de esas labores.

Por otra parte si nos proyectamos a una imagen de nosotros, efectivos en cada responsabilidad que asumamos, tendremos muchas más posibilidades de cumplirlas correctamente.

El Señor a través de su palabra, nos proporciona numerosos ejemplos de cómo debemos vernos, de en qué debemos convertirnos, de cómo es su reino. En la escritura de hoy nos brinda la imagen del futuro junto a Él a través de “un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más” una tierra en donde “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos” y no habrá “más llanto, ni clamor, ni dolor”.

Así, es la palabra, la guía que nos indica, el camino y la llegada, a través de sus descripciones futuras, nos da una idea de adonde debemos llegar y en que debemos convertirnos para arribar a ese punto, pero en cada una de nuestras vidas.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments