El poder de la Oración

Marcos 11:24

“Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.”

La fe no consiste en lograr, mediante la fuerza de voluntad, un tipo de certeza de que algo va a suceder. Más bien consiste en ver, como un hecho, que Dios ha dicho que tal cosa va a suceder, y que eso es verdad. Luego nos regocijamos en aquello que sabemos que es verdad. Simplemente, consiste en descansar y entrar en eso porque Dios lo ha dicho.

La fe convierte una promesa en profecía. Mientras algo es una promesa, depende de nuestra cooperación. Puede suceder o no. Pero cuando la fe lo reclama, se convierte en una profecía y avanzamos sintiendo que es algo que ha de realizarse porque Dios no puede mentir.

La fe es la respuesta desde el trono que dice: hecho está.  Es un eco de la voz de Dios. Atrapemos esto que desciende de lo alto. Repitámoslo y salgamos a triunfar en su glorioso poder.

Escucha la respuesta desde el trono.

Reclámala, tú que dudas.

Dios ha hablado: hecho está.

La fe ha contestado: hecho está.

Terminó la oración, comienza la alabanza.

Gloria al Señor, porque hecho está.

 

5 1 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments