Hablando palabra de Bendición

 Lucas 6:45

“El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.”

¿Deseas saber qué hay en tu corazón? ¡Entonces presta atención a lo que estás hablando! Una persona llena de la presencia de Dios no camina con murmuraciones, negatividad o derrota en sus labios. Por el contrario, pronuncia palabras que promueven la edificación.

Incluso cuando estamos ansiosos o ante una situación que nos desagrada, debemos tener cuidado de que nuestras palabras sean positivas, porque tienen el poder de influir en el entorno que nos rodea. Un hogar impregnado de expresiones de argot, maldiciones y quejas será sin duda un lugar tóxico para los que viven allí.

Ten siempre presente el firme propósito de vigilar el lenguaje (Santiago 3.2). No permitas que tu boca sea una fuente de muerte, sino de vida, alegría y paz. Acércate a Dios y, al acercarte a Él, deja que tu corazón se llene de palabras de alabanza y gratitud.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments