El valor de la perseverancia

Nehemías 6:16

“Y cuando lo oyeron todos nuestros enemigos, temieron todas las naciones que estaban alrededor de nosotros, y se sintieron humillados, y conocieron que por nuestro Dios había sido hecha esta obra.” 

Todos debemos, en algún momento de nuestra vida, ejercer algún tipo de liderazgo, y de cada tipo de líder se desprende una característica específica que debe poseer para ser exitoso. El líder cristiano atrae a los discípulos.

De hecho, esto está implícito en la palabra líder. El líder toma la iniciativa y convence a otros para que se unan a él. Ciertamente algunos líderes de la historia han sido individualistas hasta el extremo. El auténtico líder, sin embargo, inspira a la gente a seguir su liderazgo porque entiende que su papel depende de la cooperación de todos.

El líder cristiano se niega a ser desalentado. Cuando alguien está dispuesto a hacer el trabajo de Dios, debe estar preparado para enfrentarse a la oposición. Las fuerzas opuestas se unen y la hostilidad comienza a manifestarse abiertamente.

De hecho, el desánimo es el principal obstáculo para el líder. En el caso de Nehemías, tuvo que enfrentarse a un antagonismo virulento promovido por Sanbalat el horonita, Tobías el amonita y Geshem el árabe.

Primero se burlaron de Nehemías y lo despreciaron, y luego le lanzaron falsas acusaciones, sugiriendo que se estaba rebelando contra el régimen persa. El desprecio y la calumnia son armas venenosas en manos del enemigo. El verdadero líder, sin embargo, no se rinde; al contrario, persevera.

 

 

 

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments