La paz que proviene de Dios

Romanos 5:3-4

“Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza.”

El apóstol Pablo nos da la base bíblica para nuestro consuelo y esperanza:

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de todo consuelo; que nos consuela en todas nuestras aflicciones para que podamos consolar a los que están en cualquier aflicción con el consuelo con el que nosotros mismos somos consolados por Dios. Porque así como los sufrimientos de Cristo son nuestros en abundancia, también nuestro consuelo es abundante por medio de Cristo (2 Corintios 1:3-5).

Que tu esperanza este allí siempre presente en el porvenir de paz, tranquilidad y bienestar que Nuestro Padre amoroso y misericordioso nos promete, porque no existe oscuridad que pueda prevalecer por siempre ni apagar su poderosa luz.

 

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments