Dios siempre a nuestro lado

Isaías 51:2

“Cuando no era más que uno solo lo llamé, y lo bendije.”

Un célebre aristócrata y estadista escocés una vez le dijo a un corresponsal que él estaba “arando en su surco solitario”. Siempre que Dios ha necesitado a alguien que haga algo grande para Él, lo ha enviado al “surco solitario”. Lo ha llamado a ir solo.

Tal vez tenga usted que llegar a ser la persona más solitaria de la tierra, pero si eso sucede, usted siempre podrá ver las carrozas de Dios a su alrededor, aun veinte mil, y miles de miles, y entonces se olvidará de su soledad.

Si usted ha tomado el arado, no lo suelte hasta que haya terminado de arar el campo.

“No nos cansemos.” (Gálatas 6:9)

¿Para qué discurres tanto, cambiando tus caminos? (Jeremías 2:36)

Su campo de actividad presente puede ser limitado, pero usted no está limitado por su campo. Los grandes hombres han surgido del surco solitario. Los grandes hombres han arado y escarificado y al dejar estas cosas han grabado sus nombres en la historia.

Hay alturas inimaginables, lugares inconcebibles para el que sigue adelante. Por lo tanto, estando en el valle, siga adelante, buscando las colinas. Un día mirará hacia atrás con sorpresa y entonces, volviéndose, seguirá adelante con nuevo valor.

¡Usted fue creado para remontarse, no para volar sobre el terreno más bajo!

 

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments