El gozo del Señor

¿No es curioso Lo difícil que es gozarnos en el Señor cuando tenemos problemas? En esos momentos, muchas veces lo último que queremos hacer es alabar al Señor o regocijarnos en El. Sin embargo, a lo largo de la biblia se nos insta a alabar a Dios mas allá de nuestras circunstancias y malestares, y no hacerlo solo cuando todo va bien.

En Habacuc 3.17-.18, el profeta expresa en su oración que se regocijara en Dios aun en circunstancias muy nefastas. ¿Cómo podía decir eso? Precisamente porque el gozo del Señor es nuestra fortaleza.

El Señor sabe que en esta vida siempre habrá tribulaciones y que estas tenderán a abrumarnos. Sabe que necesitamos algo que nos ayude sobreponernos a las dificultades. Ese algo es el gozo en el. Lo cierto es que sin gozo no hay fuerza, y sin fuerza somos presa fácil en cualquier ataque.

En lo natural surgen los saqueos cuando ya no tenemos fuerzas, cuando las ventanas de los establecimientos están rotas y los muros caídos. Así estamos nosotros cuando perdemos el gozo. Pero en cambio cuando hay gozo en una persona, hay una indestructible fuerza, y Satanás teme. Es como si un rey hiciera desfilar ante su enemigo todas sus tropas y armamentos.

La persona que aprovecha esta fortaleza que Dios nos da no estará sujeta a las circunstancias, sino que las vencerá. La clave es no fijar los ojos en las circunstancias, sino en el Señor y en lo que él ha hecho antes por nosotros, ¿Por qué nos desampararía ahora?

Consideremos el ejemplo de David en el Salmo 13, le expresa al Señor lo afligido que se siente, pero concluye el salmo alegrándose en la salvación de su Dios y expresando su fe en El.

Filipenses 4.4

“Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo !Regocijaos!”

 

2 1 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments