Yahshua el pan de vida

Juan 8:28

“Les dijo, pues, Yahshua: Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces conoceréis que yo soy, y que nada hago por mí mismo, sino que según me enseñó el Padre, así hablo”

Yahshua comenzó la predicación del Reino de Dios aquí en la tierra y no fue comprendido por sus compatriotas, que no vieron en Él la persona del Yahshua guerrero y rey liberador que esperaban.

El mensaje del Evangelio (la buena nueva) era de paz y liberación espiritual disponible para todos los hombres, en todas las naciones de todas las partes del mundo. Este mensaje no respondía a los intereses de los religiosos de la época y, por tanto, la figura de un Yahshua salvavidas y reconciliador espiritual del hombre con Dios no gustó a muchos.

Yahshua, con su palabra, ratifica que no estaba cumpliendo su voluntad personal, sino cumpliendo la voluntad de Dios; esta acción representa la unidad de Dios y la divinidad de Yahshua. Anticipa su actitud hacia los hombres: “Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre”, hecho que cambiaría la historia de la humanidad y la relación del hombre con Dios.

A partir de entonces, Él utiliza la expresión “YO SOY” para definir Su condición en relación con los hombres, y son estas condiciones, transcritas mediante “declaraciones”, las que citaremos en los próximos comentarios del día.

Yahshua quería dejar claro a sus oyentes, y a los que se enteraran de sus palabras, lo mucho que deseaba formar parte de nuestras vidas.

Te invito a una reflexión profunda de una de esas declaraciones, donde el Señor nos da cuenta de su deseo de cumplir su voluntad en nosotros.

Yahshua dijo: “YO SOY” el pan de vida; la vid verdadera; el buen pastor; la resurrección y la vida; la puerta; la luz del mundo; el Alfa y la Omega; el principio y el fin; el camino, la verdad y la vida.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments