Nuevas fuerzas vienen de Dios

Como es normal los seres humanos tienen un límite en cuanto a esfuerzo físico, así mismo en lo espiritual, muchas veces ocurren situaciones en la vida que llevan a la persona a sentirse agotados espiritualmente y es donde necesitan un reposo en las manos de Dios.

Mateo 11.28

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.”

Aunque a veces los problemas y dificultades agoten a las personas, la promesa de Dios es que siempre tiene los brazos abiertos para hacerles descansar en él. No hay  problema difícil para él, tampoco obstáculo muy grande, por eso extiende su mano para sostenernos cuando estamos débiles y levantarnos si caemos.

La verdad más hermosa dentro de este pasaje es que no estamos solos, no importa por cual momento difícil estemos pasando, o cuanta gente se haya ido de nuestro lado, Dios está con nosotros.

Si sientes que necesitas su intervención, descansar entre sus brazos, es momento de rendirte ante el recibir de su amor.

 

4.3 3 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments