Los beneficios de rendirse delante de Dios

Mateo 15:29-38

“Yahshúa salió de allí y fue por la orilla del Lago Kinneret. Subió a un monte y se sentó; y mucha gente vino a El trayendo consigo cojos, ciegos, mudos, paralíticos y muchos otros que pusieron a los pies de Yahshúa, y los sanó. La gente se asombraba cuando veía que los mudos hablaban, los paralíticos eran curados, los cojos caminaban y los ciegos recobraban la vista; entonces pronunciaron una berajah al Elohim de Yisra’el. Yahshúa llamó a sus talmidim, y les dijo: “Siento compasión de esta gente, porque han estado conmigo por tres días, y ahora no tienen nada que comer. No quiero despedirlos sin comer, porque se pueden desmayar en camino a sus casas.” Los talmidim le dijeron: “¿Dónde, en este lugar tan remoto, encontraríamos suficiente pan para satisfacer tanta gente?”Yahshúa les preguntó: “¿Cuántos panes tienen ustedes?” Ellos dijeron: “Siete y unos cuantos peces.”Después de decirle a la gente que se sentara en la tierra, cogió los siete panes y los peces, pronunció una berajah, partió los panes y los dio a sus talmidim, quienes los repartieron a la gente. Todos comieron hasta saciarse; y aún llenaron siete canastas con pedazos sobrantes. Los que comieron eran cuatro mil hombres, sin contar mujeres y niños”.

Amén.

Reflexiones:

En esta porción de la Palabra podemos distinguir lo siguiente:

1) Todas las personas que se presentaron se postraron ante los pies de Yahsuah en señal de reverencia para entregar a Él todas las peticiones, ente caso sus enfermedades y limitaciones físicas.

Así también en estos tiempos postrados ante Sus pies debemos de presentar todas nuestras peticiones (por salud, por trabajo, por frustraciones, por limitaciones de cualquier índole, por nuestros hijos, etc) 

2) Los discípulos no fueron egoístas ya que ellos indicaron y ofrecieron a Yahsuah, cuando Él les preguntó, los pocos alimentos de los cuales disponían. Si no hubiera sido así seguramente el milagro de la multiplicación de los alimentos no se hubiera dado.

Por lo tanto en estos tiempos Yahweh nos pide también que seamos generosos y no egoístas. Que de lo poco que tengamos compartamos y así Él obrará y nos proveerá y multiplicará. El que seamos generosos agrada a Yahweh y nos bendice con sobreabundancia. Así también ocurrió en el Antiguo Pacto, al permitirles riquezas a los Patriarcas.

3) Tenemos las promesas de Yahweh de que Él secará nuestras lágrimas y nos permitirá por el contrario tener gozo (Apocalipsis 21:4 /Isaias 25:8_9)

Amén.

 

5 1 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments